domingo, 1 de diciembre de 2013

El castillo en el aire (relato)



EL CASTILLO EN EL AIRE

Relata una antigua historia perdida en la mente de alguien, que un rey de otro tiempo fue exiliado de su propio reino por sus súbditos a causa de su mal carácter y vergonzoso comportamiento, viéndose obligado a vagar por tierras lejanas en busca de otro reino que poder gobernar. Al no lograr su objetivo, su carácter se agrietó más y más quedando convertido en un ser ruín abanderado de la maldad.

Después de vagar durante meses como un nómada de un reino a otro y no hallar lugar donde poder habitar, la locura lo invitó a instalarse en su reino. El rey errante, al verse al borde de su propio abismo, suplicó a los Dioses que le construyeran un lugar en el cielo que quedara bajo su protección; un espacio donde el ser humano no pudiera llegar.
Los Dioses escucharon sus plegarias. Una noche, arrancaron la luna dejándola caer sobre la cima de la montaña. Su peso provocó una profunda impronta sobre la tierra, ello sirvió como base para colocar los cimientos de piedra del castillo. Trabajaron sin descanso, esculpiendo a su antojo rocas y peñas. Usaron como herramientas lo que la bóveda celeste pudo ofrecerles: Lanzaron cuatro rayos que se clavaron en la tierra y sirvieron a modo de torres apuntadas como agujas, también construyeron un foso invisible que abrazaba la edificación y dejaron caer la lluvia sobre el. Levantaron los muros y miles de aves colocaron las almenas con su pico y garras sobre ellos. Con las nubes construyeron una escalera e hicieron subir al rey, borrándola luego para que nadie pudiera acceder a aquel lugar abandonado y alejado de la existencia humana.

El rey errante, exiliado hacia el olvido en su morada divina, se abandonó a su propio destino acompañado tan solo por sus leales amigas: Locura y Soledad, que lo acogieron en su seno hasta el final de sus días. La colosal fortificación, disfrazada por la niebla, coronaba la cima de la montaña quedando suspendida bajo la inmensidad de la noche. Cuentan que en días de tormenta intensa aún puede verse el castillo en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario